Infórmate

Antigua Grecia y la Homosexualidad

Sí, tal vez no lo pensabas pero desde hace muchos años atrás ya existía el amor heterosexual, aunque este no haya sido visto de la misma forma en la que se hace hoy en día. De hecho, la orientación sexual no se usaba como un identificador social, sino más bien el comportamiento de cada individuo en la relación.

Se creó una clasificación entre los dos compañeros penetrador (activo) y penetrado (pasivo). Los activos se caracterizaban por su edad adulta y masculinidad, lo que les daba un estatus social mayor. En cambio, los pasivos tomaban un rol más femenino, ya que eran de menor edad y por lo tanto tenían estatus social menor. Por lo tanto, ser penetrado por alguien de estatus mayor a uno se consideraba normal, mientras que ser penetrado por alguien “inferior” era considerado vergonzoso.

Paiderastia

El llamado “paiderastia” era la forma más común de las relaciones sexuales entre hombres. También conocido como el ‘amor de niño’, era entendido tal y como fue nombrado, un compañero activo de mayor edad junto con un joven adolescente. Al hombre mayor se le llamaba Erastés, y tomaba el rol de amar, educar, proteger y dar ejemplo a su pareja. El joven llevaba el nombre de Erómeno, quien retribuía belleza, compromiso y juventud hacía su compañero.

La paiderastia fue analizado drásticamente en la Antigua Grecia, con unos diciendo que algunos de los aspectos alrededor de este acto eran considerados infame, incluso que era en “contraria a la naturaleza”. Otros lo consideraban lo mejor que la vida les podía ofrecer. Sea cual sea la creencias de algunos, la mayoría de las ciudades o estados griegas habrían seguido con ello, aunque se intentara una abolición. La práctica de la paiderastia siguió durante mucho tiempo, e incluso durante nuestros días, aunque el rango entre edades ya no sea tan drástico. 

Las mujeres en la Antigua Grecia

En cuanto a relaciones entre mujeres homosexuales, actualmente no se sabe mucho, ya que este no era tan frecuente, además de que era muy censurado durante estos tiempos. Solamente se sabe que la mujer que practicaba este tipo de relación se le llamaba ‘tríbada’. El rechazo de esta homosexualidad fue rechazada y considerada un pecado, no por el acto en si, sino por quien tomaba el rol dominante, ya que forzosamente se necesitaba un papel masculino.

Si gustas saber un poco más sobre la homosexualidad a través de la historia, visita el articulo El primer matrimonio homosexual en la historia.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *